Descubre Vitoria-Gasteiz

Ciudad de España y capital de la Comunidad Autónoma del País Vasco.
Con algo más de 200.000 habitantes, Vitoria-Gasteiz (al igual que su vecina Bilbao) está inmersa en un incesante proceso de modernización, a partir de su designación como capital de Euskadi y principal sede de las instituciones vascas.
Aunque cada vez es más habitual escuchar euskera en todo el País Vasco, en Vitoria-Gasteiz (y en toda la provincia de Álava) todavía es poco frecuente, quizá por el carácter más españolista de sus ciudadanos.

Las Maletas del Viajero

Documentación para vistar Vitoria-Gasteiz

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria, para ser atendido, en caso de urgencia, en cualquier centro hospitalario público de la ciudad.

Clima y horarios de Vitoria-Gasteiz

  • Quizá una de las pocas cosas que no nos gustan de esta ciudad sea su clima: las temperaturas son extremadamente bajas durante todo el año (excepto durante los meses de verano) y su índice de precipitaciones es de los más elevados de España, es decir, que llueve un montón. Quizá los meses de junio y julio sean los mejores para visitar la ciudad.
  • Los vitorianos (como casi todos los vascos) suelen ser gente ordenada, poco dada a trasnochar y madrugadora. Pese a ello, encontraremos bares y restaurantes abiertos hasta altas horas de la madrugada (sobre todo los fines de semana de verano), y casi todas las tiendas, museos e iglesias suelen permanecer abiertos hasta las 9 de la noche.

Cómo llegar a Vitoria-Gasteiz, transportes

  • España es el país con más kilómetros de tren de alta velocidad, en construcción, de toda Europa. Está planeado que en 2014 la alta velocidad llegué a Euskadi, lo que unirá Madrid con Vitoria-Gasteiz en unas dos horas, aproximadamente. Mientras esperamos, el tren sigue siendo la mejor opción para llegar a la capital del País Vasco. La estación está en el centro de la ciudad, y podrás desplazarte al hotel andando.
  • El Aeropuerto de Vitoria – Foronda, está a 8 kilómetros de la ciudad y es tan (o más) moderno que sus vecinos de San Sebastián o Bilbao, aunque, desgraciadamente, su tráfico aéreo es escasísimo. Iberiaofrece vuelos diarios a Madrid y Barcelona, y algunos vuelos semanales a otras capitales españolas. No es una opción que recomendemos, ya que sus escasos vuelos hacen que sean muy caros.
  • Para desplazarse al centro de la ciudad desde el Aeropuerto, sólo hay una opción: el taxi, que en unos minutos te dejará (a ti y a tus bártulos) en la puerta del hotel, por poco más de 20 euros. Hace unos años existía un servicio de autobuses que unía la terminal con el centro de la ciudad, aunque la falta de viajeros propició su cierre.
  • Aunque casi siempre es una opción que desaconsejamos, en esta ocasión el coche puede ser una buena elección para llegar a Vitoria-Gasteiz. Los accesos a la ciudad son buenos y el tráfico no es muy intenso en su interior.
  • Vitoria-Gasteiz tiene unas medidas ideales para moverse andando. No recomendamos usar ni coche ni el transporte público (aunque la ciudad dispone de un eficiente servicio de autobuses y tranvías en funcionamiento hasta la medianoche).

Imprescindibles en Vitoria-Gasteiz

  • Casco histórico. Fascinante conjunto gótico de callejas elípticas, viejas casonas y empinadas calles en torno a las cuales creció (y crece) la actual Vitoria–Gasteiz. Este casco histórico pivota alrededor sus maravillosas cuatro iglesias, por cuya visita bien merece la pena conocer la ciudad:
    • La Iglesia de San Miguel Arcángel, frente a la maravillosa plaza de la Virgen Blanca, es un templo del siglo XIV con un fascinante retablo de la patrona de la ciudad en un extraño blindaje de cristal.
    • La Parroquia de San Vicente Martín, está construida en el siglo XV sobre una antigua fortaleza.
    • Junto a ésta, la Catedral de Santa María o Catedral Vieja, deliciosa obra gótica de finales del siglo XIII, recientemente restaurada.
    • Terminamos nuestro recorrido medieval en la Parroquia de San Pedro Apóstol, delicioso lugar de culto para los nobles rurales, edificado en el siglo XIV.
  • Ensanche. La deliciosa y fascinante (sobre todo por la noche, preciosamente iluminada) plaza de la Virgen Blanca da paso a la llamada parte moderna de la ciudad. Esta plaza, junto a la Plaza de España o Plaza Nueva, rodeadas de preciosos edificios neoclásicos con grandes miradores, suele ser el epicentro de la vida de los vitorianos, repleto de animación tanto por de día como por la noche. Muy cerca, el parque de la Florida, junto a la sede del Parlamento Vasco, con estanques, kioscos y muchos rincones escondidos donde perderse, con la persona adecuada. Al lado, la Catedral nueva, algo insípida aunque realmente colosal en proporciones.

Dónde dormir, comer y salir en Vitoria-Gasteiz

  • Vitoria – Gasteiz tiene una buena oferta hotelera, a precios razonables. Nuestros favoritos son:
    • Hotel Dato 28 (Dato, 28) o el Hotel Amarica (Florida, 11), céntricos, renovados y a precios asequibles.
    • Si disponemos de un presupuesto más holgado, el Hotel Ciudad de Vitoria (Portal de Castilla, 8) o el NH Canciller Ayala (Ramón y Cajal, 5) son excelentes opciones.
    • Para presupuestos más ajustados pero con gran predicamento entre los visitantes de la ciudad, recomendamos la Pensión Venecia (Barrancal, 9), básica pero excepcionalmente situada (y limpia).
  • Hablar de comer (y beber) en el País Vasco es hablar de sus famosísimos pintxos y zuritos. Aunque el casco viejo es parada indispensable para todos los amantes de estas delicias en miniatura, la calle Dato, en el Ensanche, se ha transformado desde hace algunos años en el lugar preferido para la mayoría de los vitorianos. Tabernas como Saburdi o Marañón habría que inventarlas si no existieran.
  • Alrededor de la Plaza de la Virgen Blanca o la Plaza de España es fácil encontrar bares y cervecerías (como El Reloj o Río) donde tomar una copa hasta bien entrada la madrugada. El casco viejo goza de especial popularidad entre los más jóvenes, aunque la calle Dato es, quizá, nuestra favorita para perderse en la noche.

Nuestra Opinión de Vitoria-Gasteiz

  • Vitoria-Gasteiz nunca aparecerá en las guías de turismo para visitantes y viajeros extranjeros, nunca será incluida entre las ciudades que hay que visitar antes de morir, no tiene iglesias o museos de renombre internacional (aunque su museo de Bellas Artes bien merece una visita), pero es (y cada día lo es más) una villa maravillosa, una ciudad por la que deambular por sus calles, disfrutar de la calidad de sus gentes o degustar sus muchos pintxos en cualquiera de sus bares y tabernas, bien merece una escapada para alejarnos de todas nuestras preocupaciones…aunque sólo sea por un fin de semana.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *