Descubre Viena

Capital de la República de Austria y ciudad más poblada del país.
Clásica e innovadora, barroca y extremadamente diáfana, inmovilista y sorprendentemente vanguardista, exclusiva pero abierta a cualquiera… Viena es una ciudad de contrastes.
Con poco más de 1.800.000 habitantes, la capital de Austria presume de ocupar, desde hace años, la primera posición en el ranking de calidad de vida de ciudades en la Unión Europea.
España y Austria comparten moneda, el Euro, y la misma franja horaria.
Aunque el idioma oficial de Austria es el alemán, cada vez son más los vieneses que comprenden y hablan inglés.

Las Maletas del Viajero

Documentación para viajar a Viena

• DNI o pasaporte en vigor.

• Tarjeta Sanitaria Europea, para ser atendido en cualquier centro hospitalario público del país.

Clima y horarios de Viena

• No nos engañemos, el clima en Viena es francamente malo. Frío y con abundantes precipitaciones, incluso durante el verano. Desde esta guía de viajes recomendamos los meses de verano, con más horas de luz y temperaturas más cálidas.

• Para cualquier ciudadano del sur de Europa, los horarios comerciales de Viena puede llegar a ser sorprendentes. Casi todas las tiendas, museos o iglesias cierran a las 18 horas, y es difícil encontrar un restaurante para cenar pasadas las 21 horas. ¡Los austriacos se acuestan pronto y madrugan mucho!

Cómo llegar a Viena, transportes

• Aunque cada vez hay más turistas españoles que visitan Viena, son pocas las compañías que ofrecen vuelos directos. Las casi siempre carísimas Iberia y Austrian Airlines conectan varias ciudades españolas con Viena, y sólo la low cost Vueling conecta Barcelona con la capital de Austria, en vuelos directos y a precios razonables.

• Desde el aeropuerto de Schwechat – Viena al centro de la ciudad, la mejor opción es el CAT (City Airport Train). Sale cada 30 minutos y te dejará en 15 minutos en la Estación Wien Mitte, en el centro de la ciudad. También hay un servicio de tren suburbano (Schnellbahn) más barato y lento, pero que también te dejará en Wien Mitte. El autobús puede ser otra opción, aunque preferimos el tren. Si vas con más acompañantes, y lleváis mucho equipaje, el taxi puede ser una buena elección, ya que por unos 50 euros estarás en la puerta de tu hotel.

• Viena cuenta con un eficiente servicio de tranvíasautobuses y metro (U-Bahn), en funcionamiento hasta la medianoche. Como suele ser habitual, esta guía de viajes desaconseja comprar la Vienna Card. Adquiere billetes sencillos según los necesites. Si pasas varios días en la ciudad y crees que usarás bastante el transporte público, compra un bono de 72 horas por poco más de 13 euros. Tendrás acceso ilimitado a cualquier medio de transporte urbano.

Imprescindibles de Viena

• La Ringstrasse o avenida circular que rodea el centro de Viena (y que separa los turistiscos barrios de Hofburg y Stephansdom del resto de la ciudad) presume de tener algunos de los monumentos más interesantes de la ciudad, como el Ayuntamiento o el Teatro de la Ópera. Pasear por esta antigua muralla de la ciudad es un verdadero placer

En Ringstrasse encontramos uno de los edificios más emblemáticos de Viena: El Teatro de la Ópera (Metro Karlplatz). Fundada en 1869 con la presentación de una obra de Mozart, su visita es obligada para cualquier turista de la ciudad. Existen visitas guiadas en español, así que no lo dudes.

• Muchos turistas visitan Viena sólo para conocer el Prater, o lo que es lo mismo, el parque de atracciones más antiguo (y fascinante) del Mundo. Inaugurado en 1897, desde esta guía de viajes de Viena os aconsejamos encarecidamente subir a la mítica noria, inaugurada en la celebración del 50 aniversario de la coronación de Francisco José I y que ha sobrevivido a todo tipo de guerras y catástrofes. Metro Praterstern.

• La Catedral de Viena (o Stephansdom), situada en el corazón de la ciudad, es uno de los templos más emblemáticos y originales de Centro Europa. Edificado sobre las ruinas de una antigua iglesia románica del siglo XII (se conservan las Torres de los Paganos y la Puerta de los Gigantes), esta Catedral de San Esteban presume de una gran torre en forma de aguja, de estilo gótico, de 137 metros de altura, por la que se puede subir (eso sí, en una pequeñísima escalera de caracol) al mirador, y disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. Esta guía de viajes de Vienarecomienda dedicar unos minutos al llamado Tejado de los Azulejos, en la parte posterior de la Catedral, formado por casi 250.000 azulejos, además de su impresionante interior o sus catacumbas, donde se dicen descansan más de 10.000 vienes… ¡sentirás un escalofrío por la espalda!

• Otra razón para visitar Viena es su maravilloso Museo de Historia del Arte (Metro Museumsquartier), construido en 1891 y que “esconde” desde antigüedades egipcias, griegas, orientales o romanas (planta baja), con más de 4.000 años de antigüedad, hasta obras pictóricas de artistas como Rembrandt, Tiziano, Rafael o Velázquez (primera planta).

• En el centro de la ciudad, partido por el río Wien, nos encontramos el delicioso Stadtpark o parque de la ciudad. Pasear por sus más de 65.000 metros cuadrados, una cálida mañana, es todo un placer. Aquí podemos encontrar el popular monumento a Strauss, una estatua de bronce dorara (fundada en 1921) que tan bien representa a la ciudad.

Dónde dormir, comer y salir en Viena

Viena tiene pequeños y céntricos hoteles, aunque los precios no suelen ser bajos. Desde esta guía de viajes de Viena recomendamos:

o La pensión Haydn (Stubenring, 2) y el hotel Rathaus (Lange Gasse, 13) son nuestros favoritos.

o Algo más alejado del centro, recomendamos la pensión Arpi (Kachogasse, 15).

Comer en Viena es caro. Pese a ello, existen buenos restaurantes, fuera de las cadenas de comida rápida, a buenos precios. Por el centro, a lo largo de la calle Bäckerst econtraremos restaurantes como Neu-Wein o Pfudl, muy interesantes. En Schottengasse 3 está Melker Stiftskeller, uno de nuestros favoritos donde tomar el mejor codillo de cerdo de la ciudad. Recordar que los vieneses comen y cenan antes que los españoles, para evitar sorpresas de última hora.

Salir de marcha por Viena no es tan sencillo como en otras ciudades germano parlantes como Berlín. Pese a ello, entre las calles Rabensteig, Seitensttättengasse y el muelle se encuentro el popular triangulo de las Bermudas, con bares como Der Rote Engel. Nos gusta la cervecería Krah Krah.

Nuestra Opinión de Viena

• Salir de mBarroca, excesiva, cara, exclusiva, elitista… casi todos los tópicos sobre Viena son ciertos… pero no podemos olvidar que también se trata de una ciudad abierta, vanguardista, tolerante, asociativa, divertida, sorprendentemente desenfada… y terriblemente interesante. Una ciudad paradójica y fascinante que bien merece una escapada. Hazlo y no te arrepentirás.

• ¿Preparado para una escapada a Viena? Antes de salir, además de imprimirte esta guía de viaje de Viena no olvides visitar nuestra sección de mapas que te serán de gran utilidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *