Descubre Sevilla

Ciudad de España y capital de la Comunidad Autónoma del Andalucía.
Con algo más de 700.000 habitantes, Sevilla es la cuarta ciudad española por población. Tras la Exposición Universal de 1992, la ciudad ha sufrido una espectacular transformación y mejora, en especial en sus infraestructuras, que le han consolidado como una de las ciudades más visitadas de Europa.

Las Maletas del Viajero

Documentación para ir a Sevilla

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria, para ser atendido, en caso de urgencia, en cualquier centro hospitalario público de la ciudad.

Clima y horarios de Sevilla

  • La ciudad se Sevilla goza de un clima envidiable durante casi todo el año: temperaturas cálidas y escasas precipitaciones. Aunque durante los meses de verano, y sobre todo en las horas de luz, las temperaturas puedes llegar a ser realmente sofocantes.
  • Sevilla dispone de un horario francamente flexible, al igual que casi toda Andalucía. Casi todas sus tiendas, al igual que museos e iglesias, suelen cerrar entre las 8 – 9 de la noche, mientras que los restaurantes, cafeterías y bares suelen permanecer abiertos hasta tarde, a veces hasta muy tarde.

Cómo llegar a Sevilla, transportes

  • Desde su inauguración en 1992, el tren Ave es la mejor opción para llegar a Sevilla. Rápido, asequible y sin los habituales problemas del transporte aéreo, sin duda, el tren es nuestro medio de transporte favorito para visitar cualquier ciudad española. La estación de Santa Justa, en el centro de la ciudad, es el principal nudo de comunicaciones de Andalucía y principal puerta de acceso de la mayoría de los visitantes de la ciudad.
  • El Aeropuerto Internacional de Sevilla – San Pablo, está a 10 kilómetros de la ciudad y ofrece abundantes vuelos a las principales ciudades españolas con aeropuerto. Aunque algunas compañías disponen de ofertas puntuales entre Sevilla y otras ciudades españolas, los billetes suelen ser caros, aunque nuestra low cost favorita Ryanair tiene sede aquí.
  • Para desplazarse al centro de la ciudad desde el Aeropuerto, hay varias opciones: la mejor es el autobús, que en 30 minutos os dejará en el centro. Si sois varios el taxi puede ser una buena alternativa, ya que en unos minutos os dejará (a vosotros y a vuestros bártulos) en la puerta del hotel, por poco más de 20 euros.
  • Aunque casi siempre es una opción que desaconsejamos, pecaremos de pesados y volvemos a hacerlo: no uséis el coche para llegar a Sevilla. Los accesos a la ciudad son deficientes y el tráfico suele ser muy intenso, en especial durante los fines de semana. Y moverse dentro de la ciudad, con coche, queda totalmente descartado.
  • Sevilla tiene uno de los cascos históricos más extensos de Europa, de unos tres kilómetros de largo por dos kilómetros de ancho. Descubrirlo andando es todo un placer, aunque algunas ocasiones necesitaremos usar el transporte público. La empresa municipal Tussam gestiona la (a veces) eficiente red de transportes urbanos de la ciudad (autobusestranvías y metro), en funcionamiento hasta la medianoche. Comprad billetes sencillos según los vayáis necesitando.

Imprescindibles de Sevilla

  • Catedral de Sevilla. Catedral gótica más extensa del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Construida tras la demolición de la antigua mezquita de Sevilla en el siglo XV, el conjunto monumental de la Catedral también lo forman la Giralda y el Patio de los Naranjos:
    • La Giralda es el campanario de la Catedral y monumento más representativo de la ciudad. Con más de 100 metros de altura e iniciada en el siglo XII como alminar almohade de la mezquita de Sevilla. Consta de tres cuerpos (los dos inferiores, de la antigua mezquita, la superior, construido en la época cristiana) y 25 campanas, cada una de ellas bautizada con un nombre. En 1568 se instaló una estatua en la parte superior de la Giralda, conocida popularmente como Giraldillo y que representa la Fe. Se puede visitar el campanario y disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.
    • El Patio de los Naranjos es un espacio rectangular, a modo de patio, que actúa como claustro de la Catedral, siendo uno de los sitios más visitados por los turistas de la ciudad.
  • Reales Alcázares. Palacio real en activo más antiguo de Europa. Usado por los árabes durante su residencia en la ciudad, tras la Reconquista en 1248 fue alojamiento del rey Fernando III de Castillo, tomando la costumbre de ser hospedaje para los sucesivos monarcas. El conjunto monumental y sus jardines son (y deben) visitarse. Delicioso su Patio de las Doncellas o su Jardín de los Poetas. Visitadlos al anochecer. Maravillosos.
  • Plaza de España. Construida para el Exposición Iberoamericana del 1929, se trata de un soberbio espacio abierto que mezcla estilos tan dispares como el mudéjar, gótico o renacentista. Con más de 50.000 metros cuadrados, se pretendió simbolizar la unión de España con sus antiguas colonias, en un monumento tan espectacular como grandioso.
  • Torre del Oro. El que quizá sea el monumento más representativo de la ciudad (junto a la Giralda) no es otra cosa que una pequeña torre fechada en el siglo XIII (en su primera versión), en el margen izquierdo del río Guadalquivir, junto a la plaza de toros de la Real Maestranza, cuyo brillo dorado en sus aguas, en las noches claras, puede llegar a estremecer. Actualmente alberga el Museo Naval de Sevilla.
  • Barrio de Santa Cruz, antiguo barrio judío de la ciudad. Dédalo de calles y callejas, pequeñas plazas y patios señoriales donde perderse, gozosamente, será fácil, en especial por la noche donde sevillanos y visitantes inundan sus calles en una incesante marea de vida.

Dónde dormir, comer y salir en Sevilla

  • Sevilla goza de una oferta hostelera excelente, de gran calidad y para todos los bolsillos. Nuestros favoritos son:
    • Hotel Fernando III (San José, 21) o el Hotel Petit Palace Santa Cruz (Muñoz y Pabón, 18), en el maravilloso barrio de Santa Cruz.
    • Hotel Casa 1800 (Rodrigo Caro, 6), en un antiguo palacete del siglo XIX y también en el corazón de la ciudad. Algo caro, pero realmente delicioso si estamos dispuestos a gastar un poco más.
    • Para presupuestos más ajustados pero con gran predicamento entre los visitantes de la ciudad, recomendamos el Hostal Doña Trinidad (Archeros, 7), básico pero excepcionalmente situado (y limpio).
  • En Andalucía no se come bien: se come excepcionalmente bien, y a precios francamente asequibles. Si queremos ir de un bar a otro, tapeando y disfrutando de vinos de la región, como fino, manzanilla o Pedro Ximenez, el barrio de Santa Cruz será nuestro destino. Calles como San JoséMateos Gago o la Plaza de los Venerables están repletas de pequeñas tascas y bares, abiertos hasta altas horas de la madrugada, con un ambiente inmejorable.
  • Prolongar nuestra cena hasta altas horas de la madrugada, en Sevilla, no será difícil. Otra vez nos veremos en la barrio de Santa Cruz, en cualquier bar o tasca como Belmonte (en la calle Mateos Gago) o Santa Cruz (en la Plaza de los Venerables). Hacer amigos y vivir la noche aquí es casi un arte.

Nuestra Opinión de Sevilla

  • Arturo Pérez Reverte dijo, en una entrevista, que de todas las ciudades del mundo que conocía (y son muchas) Sevilla era su favorita, aquella que más le había impresionado y enamorado. Y no le falta razón. Pasear por sus calles al anochecer puede ser una de las experiencias, como viajero, más enriquecedoras y fascinantes. Por esa (y muchas razones más) una escapada en Sevilla es algo más que recomendable, un deambular sin el que nuestra experiencia como viajeros sería varios grados más pobre.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *