Descubre Reikiavik

Reikiavik, que en islandés significa “bahía humeante”, es la capital de Islandia y es la capital más septentrional del mundo.
Durante el verano es prácticamente de día durante las 24 horas y en invierno sólo recibe cuatro horas de luz solar. La ciudad está muy cerca del círculo polar ártico. Su población apenas supera los 180.000 habitantes. Aunque el idioma oficial es el islandés, todo el mundo comprende y habla el inglés. Su moneda es la corona islandesa. 1.000 coronas equivale a 6 € (aprox.)

Las Maletas del Viajero

Documentación en Reikiavik 

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria Europea, en vigor desde 2004, para ser atendido en cualquier centro hospitalario público del país.

Clima y horarios en Reikiavik 

  • Reikiavik es la capital más septentrional del mundo, lo que supone un clima gélido la mayor parte del año, aunque de escasas lluvias. Todo el país posee fuentes geotérmicas en el subsuelo, que proporciona casi toda la calefacción y agua caliente a las casas de la capital, de forma totalmente gratuita.
  • Islandia, al igual que sus países vecinos, tiene unos horarios radicalmente distintos de los españoles. Casi todos sus museos y tiendas cierran a las 17 – 18 horas, y es difícil encontrar algún restaurante abierto pasadas las 22 horas. De hecho, es bastante raro encontrar a gente por la calle pasada esta hora.

Cómo llegar a Reikiavik, transportes

  • El Aeropuerto Internacional de Keflavik – Reikiavik, está a 40 kilómetros de la ciudad y sólo ofrece vuelos (y casi siempre con escala) a algunas ciudades españolas como Barcelona o Madrid. Son pocas las compañías que cubren este trayecto, siendo la más asequible Icelandair.
  • Para desplazarse al centro de la ciudad desde el Aeropuerto, hay varias opciones: la mejor es el autobús Flybus, que en 40 minutos os dejará frente al hotel Loftleidir, en centro de la ciudad. Si sois varios, el servicio de taxis puede ser otra buena opción, ya que por menos de 40 euros estaréis en la puerta de vuestro hotel.
  • No necesitáis usar ningún tipo de transporte dentro de Reikiavik. La ciudad tiene unas dimensiones ideales para recorrer andando. Pese a ello, existe un excelente servicio de autobuses urbanos, con un horario francamente amplio: desde las 7 a las 24 horas. Es habitual el uso de bicicletas, que se pueden alquilar en varios puntos de la ciudad, perfectamente indicados.

  • Reykjavik Card es un pase disponible para uno, dos o tres días, que permite acceso ilimitado a todos los transportes de la ciudad, y descuentos en museos y galerías. Podrás comprarla en tu hotel. Recomendable.

Imprescindibles en Reikiavik 

  • Iglesia de Hallgrímur (Skólavörduholt) Edificio más alto e imponente de la ciudad, desde el que disfrutan unas vistas inmejorables. Se trata de una enorme estructura arquitectónica que recuerda la lava basáltica.
  • Perlan (Óskjuhlíd Hill) Da un paseo por sus maravillosos jardines y visita la que es, para muchos, la obra maestra de la arquitectura del norte de Europa: la Perla. Se trata de una estructura de cristal sostenida por unos tanques de agua caliente, con miradores, tiendas, restaurantes y el Saga Museum, exposición con elementos claves de la historia islandesa.
  • Galería Nacional de Islandia (Fríkirkjuvegur, 7). Antiguo edificio de inspiración modernista diseñado para almacenar hielo, alberga una nutrida colección de arte internacional de los siglos XIX y XX.
  • Baños Calientes (Laugardalur, Sundlaugavegur – autobuses 4, 5 y 9). Se trata de unas piscinas geotérmicas muy populares en la ciudad. Las más calientes tienen temperaturas de 44 º y poseen (dicen) propiedades medicinales. Algunas tienen hasta toboganes y baños de vapor. Una deliciosa manera de pasar la mañana, aunque los atardeceres, aquí, son maravillosos.
  • Distrito 101. Si hay un barrio mítico en la ciudad es el distrito 101. Aquí las viviendas están pegadas unas con otras, ostentan todos los colores del arco iris y muchas con paredes metálicas para aguantar el insulto constante del clima. Algunas casas coloniales descansan junto a estructuras que recuerdan hangares de aviones o grandes bodegas y edificios modernos con un sabor definitivamente europeo. Recorre la calle Laugardalur de arriba abajo, párete en algún bar a tomar un delicioso skyr (lecha agria muy similar al yogur), come atún crudo en algún restaurante cerca del puerto, y disfruta de una noche donde jamás se pondrá el sol.

Dónde dormir, comer y salir en Reikiavik 

  • Los mejores hoteles, y no a precios excesivamente elevados, están en el Distrito 101, donde cada alojamiento puede ser radicalmente original:
    • Hotel Room with a view (Laugardalur, 18) o Guesthouse Anna (Smaragata, 16) son dos excelente opciones a buenos precios.
    • En el barrio destaca el Hotel Borg (Posthusstraeti, 11), bastante más caro, aunque su servicio es excelente. o Céntrico aunque fuera del distrito 101, nos gusta el Hotel Cabin (Borgartun, 32).
  • Casi todo lo que se come en Islandia parece recién sacado del mar. Y seguramente sea así. En esta ciudad comeréis el mejor pescado del mundo, aunque eso tiene un precio, y puede ser realmente alto. El restaurante Laekjarbrekka (Bankastraeti,2 – también en el Distrito 101) es la mejor opción para degustar platos típicos del país a precios aceptables. Pero si vas con alguna persona muy especial (y dispones del dinero), cena en Apotek Grill (Austurstraeti, 16), donde tomarás el mejor atún del mundo en un ambiente inmejorable.

  • Aunque la mayoría de las tiendas, museos y cafeterías cierran pronto (demasiado para cualquier español), el Distrito 101 es un hervidero de gente, en especial sus discotecas y pubs, hasta altas horas de la noche. El Thorvaldsen o el Rex Bar, uno al lado del otro, son algunos de los bares más de moda en la ciudad.

Nuestra Opinión Reikiavik 

  • Reconozcámoslo: Reikiavik no está entre nuestros destinos favoritos para una escapada de unos días. Está lejos y es muy caro. Pero si es un gran punto de partida para un viaje más largo, recorriendo a fondo todo el país. Sin duda, la ciudad (y toda Islandia) tienen un punto de extrañeza, de encontrarse y sentirse en un destino radicalmente original, sorprendente, que ya casi ninguna parte del mundo conserva (quizá La India).

Mapa de Reikiavik

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *