Descubre París

Capital de la República de Francia.
Con casi dos millones de habitantes intramuros, la capital del Sena es un destino indispensable para todo viajero. Cosmopolita, plural, fuente de inspiración para generaciones y generaciones de artistas, hay cientos de París dentro de París: pobre, rica, sofisticada, exclusiva, popular, sórdida, delicada, vanguardista, inmutable… sólo hay que descubrirla, dedicarla algo de tiempo, y os enamorará para toda la vida.
Comparte con España frontera y moneda: el Euro.

Las Maletas del Viajero

Documentación para viajar a París

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria Europea, para ser atendido en cualquier centro hospitalario público del país.

Clima y horarios en París

  • Es habitual escuchar que en París los veranos son sofocantes y los inviernos fríos y lluviosos. Aunque no nos gustan los tópicos, en este caso son ciertos. Aconsejamos visitar la ciudad durante los meses de primavera y/o otoño: pasear por las orillas del Sena sobre un lecho de hojas secas es, sencillamente, maravilloso.
  • Aunque los horarios comerciales y de museos e iglesias son similares a los españoles, os recomendamos no apurar demasiado las horas de las comidas y/o cenas.

Cómo llegar a París, transportes

  • París tiene dos aeropuertos. El mayor y más moderno es Roissy – Charles de Gaulle, a 24 kilómetros de la ciudad y que ofrece vuelos diarios a las principales ciudades españolas. Compañías como IberiaAir FranceAir Europa tienen vuelos diarios a precios asequibles, aunque nuestras favoritas son las low-cost VuelingEasyJet.
  • Desde Roissy – Charles de Gaulle al centro de la ciudad, la mejor opción es el tren RER (línea B), en funcionamiento hasta medianoche y que os llevará en menos de 30 minutos al centro de la ciudad. Otra opción es el Roissybus, más lento, pero que también os dejará en el centro. El taxi os costará unos 40 euros, aunque no nos gusta demasiado, salvo que seáis un grupo numeroso. El tráfico para acceder a París puede ser realmente horrible.
  • El otro aeropuerto de la ciudad es Orly, menor y a unos 20 kilómetros del centro. Aunque la mayor parte de sus vuelos son internos, algunos vuelos procedentes de España aterrizan aquí. Al igual que el aeropuerto Roissy – Charles de Gaulle, la mejor opción es el tren RER (línea B), aunque también puedes contar con el servicio de autobuses Orlybus, barato aunque algo más lento.
  • Aunque uno de los mayores placeres que puede ofrecer París es recorrerla (y conocerla) andando, es imprescindible el uso del transporte público para alcanzar los diferentes barrios y monumentos. El Metro es, con diferencia, el mejor medio de transporte. Rápido, barato y seguro, funciona hasta la 1 de la madrugada y puedes comprar un carnet de 10 viajes para todos tus desplazamientos. París tiene un correcto servicio de autobuses urbanos, pero el tráfico es tan horrible que no los recomendamos. Los taxis son caros, aunque nos pueden sacar de un aprieto. Por último, París cuenta con un servicio de trenes de cercanías, conocido como el RER: sólo lo usarás para salir/entrar en el aeropuerto, así que olvídate de él.

Imprescindibles en París

  • Aunque París es una ciudad, debe entenderse como un conjunto de zonas o barrios (o arrondissements) claramente diferenciados y, muchas veces, contrapuestos. Empezamos…
  • Barrio Latino e isla de la Cité (líneas 4, 7, 10 de Metro), origen y corazón palpitante de la ciudad, se trata de un dédalo de callejas, plazas y jardines yuxtapuestos y de difícil separación. Aquí encontramos Notre Dame, ahora Catedral de París y en cuyo interior se rezaba al Dios Júpiter hace 2.000 años. Da una vuelta por sus jardines y disfruta de su maravilloso ábside. Frente a Notre DameLa Sainte Chapelle, para muchos la iglesia más hermosa de la ciudad, construida en el siglo XIII para albergar la corona de espinas de Cristo. En torno a la mítica Sorbona, nos encontramos con el barrio que albergó las revueltas de mayo del 68, lleno de pequeñas tiendas, cines de arte y ensayo, ropa usada, diminutas tascas… recorredlo sin prisas. Os encantará. Mención especial al Pont Neuf, uno de los más largos y viejos de la ciudad, inmortalizado en cientos de anuncios y películas.

  • Saint-Germain-des-Prés, o más conocido como barrio de la orilla izquierda, representa para los turistas, e incluso para muchos parisinos, la parte más intelectual de la ciudad: pequeños cafés, editoriales, librerías, anticuarios… pasear por estas calles puede ser un placer. Aquí está una de las pinacotecas más apreciadas y deliciosas de Europa: el Musée d’Orsay. Instalado en la antigua estación de Orsay, contiene verdaderas joyas del impresionismo. En el barrio también podrás encontrar el Jardin du Luxembourg, donde según cuenta la leyenda, Balzac solía pasear por las noches con una vela. Quizá le encontréis…
  • Opera y Châtelet, (líneas 1, 3, 4, 7 de Metro) también conocido como barrio de la orilla derecha, es una zona muy activa comercial y culturalmente, repleta de museos y espectáculos. Todo órbita alrededor de la Place du Châtelet, con sus dos teatros, uno frente al otro. Muy cerca, el Centre Pompidou, imprescindible para todo amante de arte moderno (además de por su original arquitectura, donde gran parte de su infraestructura queda a la vista). Otro museo esencial, en el barrio, es el Musée du Louvre, el mayor del mundo. Algunos dicen que se necesita toda una semana para recorrerlo entero. Aunque no quede muy bien decirlo, si sólo pasas unos días en París, no entres. Las colas son horribles y sólo verás una pequeña parte. Y si lo haces, navega por internet y planifica detalladamente tu visita. No olvides en tu vagabundeo por el barrio visitar la Place de la Concorde, con su imponente Obelisco, la Place de la Madeleine (los aseos públicos de esta plaza, de principios del siglo XX son una gozada, visítalos) o la Place de l’Opera, con su soberbia Opéra Garnier.
  • Le Marais (Metro Hôtel de Ville o Saint Paul), antiguo barrio judío que surge alrededor de la Place des Vosges. Construida en el 1612, se trata de una plaza cuadrada y simétrica, semejante a nuestras plazas mayores. Durante siglos ha sido el lugar favorito para los duelistas y, para muchos, la plaza más hermosa del Mundo. El barrio es casi un museo al aire libre, por el que bien merece lapena perderse. Muy cerca está la Place de la Bastille, donde estaba la antigua prisión estatal en el siglo XVIII. En el centro de la plaza, la imponente Colonne de Juillet, homenaje a los caídos durante la Revolución. Otra joya del barrio es la isla de Saint-Louis, sin Metro, la única forma de acceder a ella es andando. Pequeñas tiendas, deliciosas cafeterías y bares (aquí está la mítica casa Berthillon, donde se hacen los mejores helados de la ciudad), sin olvidar su pequeña iglesia. Una visita totalmente imprescindible.
  • Torre Eiffel y Champs Elysées (Metro Champ de Mars – Tour Eiffel) emblema de la ciudad y unos de los monumentos más visitados de Europa (y del Mundo). Construida en 1898 para la Exposición Universal, era entonces la antena más alta del Mundo, con casi 300 metros de altitud. Hoy es una parada indiscutible para los millones de turistas que visitan la ciudad cada año. Recomendamos su visita por la tarde, poco antes del amanecer. Las vistas son maravillosas.
  • Pigalle y Montmartre, dos de nuestros barrios favoritos y por los que París siempre ha gozado fama de libertina y cachonda. Pequeñas y sinuosas callejas, en torno a los bulevares de Clichy y Rochechouart, por las que artistas, pintores, escritores o escultores (además de un sinfín de vividores de todo pelaje y condición) como Picasso, Modigliani, Apollinaiere, Toulouse-Lautrec, Hemingway o Henry Miller vivieron (y amaron). Visita imprescindible del barrio es la Basílica du Sacre-Coeur, desde cuyas escalinatas se puede disfrutar de una de las mejores vistas de París. Muy cerca de aquí, el mítico cementerio de Montmartre, donde descansan Zola, Degas, Foucault, Truffaut, Stendhal o nuestro querido Jim Morrison, cantante de The Doors.

Dónde dormir, comer y salir en París

  • Aunque siempre lo hacemos, en París lo recomendamos encarecidamente: buscad hoteles o pensiones céntricos, aunque sean algo más caros. Hay muchos hoteles, de calidad y a buenos precios, en el lejano barrio financiero de La Défense. No los escojáis: está muy lejos y no tiene ningún atractivo. Daros el lujo de, después de cenar, poder llegar a vuestro hotel andando.
    • Cerca de Saint-Germain-Des-Prés, nos gustan Hôtel du Lys (Rue Serpente, Metro Saint-Michel), Hôtel de Nesle (Rue de Nesle, Metro Odéon) o el Hôtel Agora (Rue Cossonnerie, Metro Chatelet).
    • En el precioso barrio de Le Marais, nos encanta el Grand Hôtel Jeanne D’Arc (Rue de Jarente, Metro Saint-Paul), cercano a la Place des Vosges.
    • Otro hotel que nos gusta, es el Metropol (Rue de Maubeuge, junto a Gare du Nord), acogedor y bien comunicado.
    • Otra muy buena opción, sobre todo, si queréis ahorrar, es la de cogerse un pisito o apartamento en el centro. Si lo que quieres es alquilar apartamentos en París, no dejes de visitar páginas como All Paris Apartment, donde encontrarás una amplia oferta de pisos y apartamentos acogedores.
  • Al igual que muchas ciudades españolas, París tiene infinidad de bares (o bistrots) donde disfrutar del plato del dia (plat du jour) a precios razonables. Eso sí, los camareros en París no son populares ni por sus buenos modales ni por su simpatía. Nos gustan Le Tambour (Rue Montmartre, Metro Châtelet) o Le Foyer (en los bajos de la Iglesia de la Madeleine), caseros, con buenos precios y muy céntricos. Algo más caro, pero encantador si vais con alguien especial, es Le Petit Saint-Benoit (Rue Saint-Benoît, Metro Saint-Germain-Des-Prés), abierto desde la Primera Guerra Mundial y con unos postres deliciosos.
  • Aunque los parisinos suelen “consumir” toda la noche en un mismo bar o discoteca, hay zonas, como la Bastille, donde podremos encontrar bares y pequeñas tascas, muy al estilo español, donde “vagabundear” toda la noche.

Nuestra Opinión de París

  • Para muchos, París es la ciudad más hermosa de Europa, y quizá del Mundo. Pasear por sus calles, sin rumbo fijo, es ya una pequeña delicia. La ciudad goza de un gran clima, una riquísima historia, fantásticos museos, catedrales sublimes, estupenda cocina… pero, sobre todo, tiene esa especial fascinación, que sólo algunas personas y lugares muy especiales comparten, y que nos hacen ir a ell@s, una y otra vez.
  • Como siempre, recuerda que puedes completar esta guía de viaje de París con los planos y mapas que encontrarás en nuestra sección de «mapas turísticos»

Mapas de París

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *