Descubre Milán

Capital financiera de Italia y capital de la región de Lombardía.
Con poco menos de un millón cuatrocientos mil habitantes, esta elegante, y carísima ciudad, suele considerarse como una “segunda opción turística” frente a sus vecinas Roma o Florencia.
Aunque en un primer vistazo pueda parecernos fría, gris y algo distante, Milán es una excelente opción para una gran escapada, pues se trata de una villa rica, vitalista, viva y con notables sorpresas para sus visitantes.
Italia no sólo comparte con España no sólo una misma moneda, el Euro, sino el honor de ser el país con mayor patrimonio artístico y cultural del Mundo.

Las Maletas del Viajero

Documentación

  • DNI o pasaporte en vigor.
  • Tarjeta Sanitaria Europea, para ser atendido en cualquier centro hospitalario público del país.

Clima y horarios

  • Aunque entendemos que el mes de agosto es la única opción para viajar de mucha gente, Milán, en verano, tiene una humedad realmente asfixiante. Mejor conocer la ciudad durante los meses de primavera y otoño, con unas temperaturas más suaves y escasas lluvias.
  • Aunque los horarios comerciales y de museos e iglesias son similares a los españoles, os recomendamos no apurar demasiado la hora de las comidas y/o cenas, o nos encontraremos tomando una porción de pizza en la calle (por otra parte, casi siempre deliciosa).

Cómo llegar, transportes

  • Milán cuenta con dos aeropuertos. El más popular es Malpensa, a unos 40 kilómetros de la ciudad y que ofrece vuelos diarios a las principales ciudades españolas. Compañías como Iberia o la italiana Alitalia tienen vuelos diarios a precios asequibles, aunque nuestras favoritas son las low-cost Vueling EasyJet.
  • Desde Malpensa al centro de la ciudad, la mejor opción es el tren Malpensa Express, en funcionamiento hasta las 11 de la noche y que os llevará en menos de 30 minutos a la estación de Cardona, en el centro de la ciudad. Otra buena opción es el servicio de autobús Malpensa Bus Express, que sale cada 20 minutos aunque mucho más lento y os dejará en la Estación Central. No recomendamos el uso de taxi, pues los taxistas italianos no son muy populares por su honradez en el (buen) trato a los turistas.
  • El otro aeropuerto de la ciudad es Linate, a unos 15 kilómetros del centro. Aunque la mayor parte de sus vuelos son internos, la compañía EasyJet tienes otra sede aquí, por lo que muchos turistas españoles usan este aeropuerto como vía de entrada al país. El autobús 73, que sale cada 10 minutos, os dejará en la piazza San Babila. En temporada alta, existe otro servicio de autobuses que os dejará frente a la Estación Central.
  • Si seguís nuestro consejo de alojaros en el centro de la ciudad no necesitaréis el transporte público. Pese a ello, Milán cuenta con un eficiente servicio de Metro (3 líneas), tranvías y autobuses en funcionamiento regular hasta la medianoche. Existe un único billete para cualquier transporte urbano (eso sí, válido sólo para 75 minutos) y otro algo más caro pero válido para todo el día. También hay abonos de 10 viajes muy útiles si sois varios y pensáis hacer varios viajes. No compréis ningún tipo de tarjeta con descuentos turísticos: para esta guia de viajes son un “pequeño” robo.

    Viaje Alternativo Milan

Imprescindibles

  • El Duomo o la Catedral de Milán es uno de los monumentos más visitados y admirados de Italia. Colosal construcción comenzada en 1386 y acabada, por extraño que parezca, en 1965. Obligada es una visita completa por este soberbio ejemplo del gótico tardío, desde cuyas terrazas se disfruta de una de las mejores vistas de la ciudad. Sorprende la gran oscuridad de su interior, en comparación con la excelsa luminosidad de su exterior. Se trata del tercer templo católico más grande del mundo, cuya aguja superior alcanza los 108,50 metros.
  • A la izquierda de la fachada del Duomo está la Galleria Vittorio Emmanuele II, calle cubierta de vidrio y hierro que une el Duomo con la piazza della Scala. Lleno de restaurantes y cafeterías realmente caras, merece la pena detenerse unos minutos, observando a la gente guapa que deambula por aquí. Según salimos de la Galleria, a la izquierda, nos encontramos con Teatro alla Scala. Tiene un interior de madera realmente soberbio, pero su fachada es realmente discreta. Deberemos realizar una visita a su interior para disfrutar de este maravilloso teatro. Frente a la Scala está el Palazzo Marino, delicioso edificio del siglo XVI y hoy actual sede del ayuntamiento.
  • No podemos abandonar Milán sin ver la que, quizá, sea la obra pictórica más conocida del mundo: La Última Cena de Leonardo da Vinci. Situada junto a la hermosa Basílica de Santa María Delle Grazie, del siglo XV, en la Via Caradosso.

Dónde dormir, comer y salir

  • Milán es una ciudad cara, muy cara, y eso se nota en el precio de sus hoteles, pero esta guía de viajes os recomienda:
    • Cerca del Duomo, recomendamos el Hotel London (Via Ravello, 3) o el Hotel Nuovo (Piazza Beccaria, 6).
    • Para presupuestos más ajustados, recomendamos el Hotel Cantore (Corso Genova, 25), al sur del Duomo pero en una zona muy animada y universitaria.
  • Por el centro, junto a los monumentos más turísticos, encontraréis infinidad de restaurantes y cafeterías. No entréis. Por muy atractivos que parezcan, están pensados para los turistas: la calidad no pasará de correcta, y el precio casi siempre es abusivo. Al sur del Duomo podréis encontrar pequeñas trattorias caseras, familiares, a precios razonables y de gran calidad. En la Vía Mercalli está la Antica Hostaria Della Lanterna, uno de nuestros restaurantes favoritos. Muy cerca, en la Ripa di Porta TicineseLe Vigne. Probad aquí el ossobuco.
  • Pese a lo chic de la ciudad y a la sofisticación de sus habitantes, Milán no es, al caer la noche, la ciudad más divertida de Italia. Al sur del Duomo, en la que popularmente se conoce como zona de los canales o navigli, encontraremos pequeñas tascas, cervecerías, llenas de universitarios, que serán el marco perfecto para nuestras correrías nocturnas. Mención especial la calle Porta Ticinese, con buen tiempo, se llena de gente. Nos gustan el bar Cuore.

Nuestra Opinión

  • Aunque Milán carece del valor patrimonial de otras ciudades italianas como Roma o Florencia, es una gran opción para un breve (o no tan breve) escapada. Deslumbrarse en el Duomo, pasear por la Galleria Vittorio Emmanuele II, tropezarse con gente realmente guapa por la glamurosa Vía Montenapoleone o contemplar La Última Cena de Leonardo son algunas razones para visitar esta ciudad, para muchos, la menos italiana de todas las grandes ciudades italianas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *