En el Callejón de Huaylas hay espacio para lo extremo

 

Perú y sus maravillas. Sin duda es un país rico en cultura, arte y arquitectura. Una de sus más conocidas estructuras es el Callejón de Huaylas, ubicado en la Cordillera de los Andes en el Departamento de Ancash. Su extensión va desde la laguna de Conococha hasta el Cañón del Pato.

Son 180 kilómetros de longitud los que conforman este camino hermoso y distinto, cuyos paisajes son cimas y montañas que dejan sin aliento a más de uno. La montaña más conocida se llama Huascarán, al mismo tiempo la ciudad Huaraz también está en el paso de este callejón.

Quien desee recorrer el Callejón de Huaylas tiene que ser un aventurero dispuesto a caminar por largos trechos desde los que se contemplan cumbres nevadas que causarán un agradable impacto visual. El río Santa también se aprecia mientras se anda, además de campos y el constante transitar de los pobladores amables y siempre dispuestos a colaborar.

Dos macizos montañosos muy altos bordean al callejón. La quietud, la tranquilidad, el verdor de las plantas y las flores, son imágenes que nunca serán olvidadas por su preciosura. Es realmente mágica la conexión que llegan a tener los visitantes con este lugar misterioso. Es una excelente recomendación para los que prefieren las excursiones con guías a fin de conocer todas las historias.

La cordillera Negra es una de las que se puede apreciar durante el recorrido por el callejón que deja una excelente sensación de bienestar y agradecimiento por la naturaleza. La adrenalina se pone a prueba durante las caminatas. Por ello, el lugar es preferido por deportistas extremos que quieren atreverse a más. Se practica montañismo, ciclismo de montaña y otras actividades.

Atrévete a más. Deja los miedos y únete a esta aventura en compañía de un buen guía que te lleve a los territorios hermosos peruanos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *